Uso del cloro para la desinfección de agua para consumo. Efectos en la salud humana y en las instalaciones termomecánicas

Uso del cloro para la desinfección de agua para consumo. Efectos en la salud humana y en las instalaciones termomecánicas

¿Por qué es importante que midamos la concentración de cloro en nuestra instalación?

La contaminación del agua produce enfermedades bacterianas, parasitarias, cólera, diarrea, tifoidea, salmonelosis y hepatitis A.

Es por esto que se utiliza al cloro como desinfectante para eliminar dichas bacterias, siempre y cuando estas dosis estén dentro del marco regulatorio.

Generalmente, en la práctica, se coloca cloro en exceso pensando que se resolverán todos los problemas. Sin embargo, no se contemplan las causas que generan el exceso de concentraciones de cloro en las instalaciones y en el agua para consumo. Estar por encima de lo previsto acelera los procesos de corrosión en las instalaciones termomecánicas destruyendo los termotanques, tanques intermediarios, calderas y toda su red de cañerías de conducción del agua caliente.

Quienes ingirieron aguas con altas concentraciones de cloro experimentaron una sensación de estrangulamiento e irritación en la boca y garganta, la laringe y esófago.

Los estudios indican la existencia del riesgo de cáncer a la vejiga y, en menor grado, al colon, asociado al consumo de agua clorada en exceso. Este riesgo es mayor en personas con antecedentes genéticos y mayores de 60 años de edad.

La OMS recomienda que, para tener la garantía sanitaria de la calidad del agua para consumo y para asegurar su efecto desinfectante ante cualquier contaminación posterior, debe existir un promedio de 0.3 mg/l de cloro residual activo.

Cuando el cloro se añade al agua, se forma una mezcla de ácidos hipocloroso y clorhidrico.

La propiedad oxidante del cloro es atribuida al acido hipocloroso formado y es precisamente a este al que se le atribuye la principal acción desinfectante de las soluciones de cloro.

El cloro que existe en el agua en forma de acido hipocloroso o de iones hipoclorito se conoce con el nombre de cloro disponible libre. Al encontrarse el mismo en concentraciones superiores a la normal, se ha comprobado prácticamente que aumenta en forma extraordinaria la corrosión en los tanques de agua caliente, calderas y cañerías de acero galvanizado, inoxidables o aleaciones de cobre por las que circula el agua fría o caliente.

Con el fin de evitar las consecuencias nocivas para las instalaciones producidas por el exceso de cloro actualmente presente en el agua de suministro y la formación de gases disueltos originados al efectuarse el calentamiento del agua, existen técnicas de tratamientos electrolíticos del agua que ayudan a eliminar los problemas anteriormente indicados. Este procedimiento se basa en restablecer el equilibrio químico del agua y en disminuir los elementos nocivos presentes en la misma (Silicio, Oxido de Hierro, etc.).

Abrir chat
1
¿Necesita ayuda?
Buen día! ¿En que podemos ayudarle?